COMITÉS DE EMPRESA NISSAN

 

 

Hoy, según parece, se han firmado los contratos de Nissan y Silence con el Consorcio de Zona Franca, algo que se había acordado en el foro de la mesa de reindustrialización.

Decimos según parece porque a la representación de los trabajadores no nos lo han confirmado oficialmente, nos hemos enterado por terceros, algo inaceptable.

Los sindicatos que formamos parte de la mesa de reindustrialización queremos manifestar nuestro malestar por este hecho.

La firma de los contratos es algo positivo y necesario para la reindustrialización, ya que las adjudicaciones directas se tenían que cerrar los antes posible.

Es un primer paso, un paso importante, pero ni mucho menos es la solución al vacío laboralmente hablando que deja Nissan en Catalunya. Declaraciones como las que se han hecho hoy desde el Ministerio nos provocan desazón: “Silence se convierte en heredera y alma de la automoción en la zona franca.”

Desde los Comités queremos volver a recordar al Ministerio de industria que Silence es un proyecto interesante, sin duda, pero no es la solución para “heredar el alma de la automoción” por muchos motivos, uno de ellos, el principal, no tiene la capacidad de absorber a la totalidad de la plantilla a reindustrializar.

Por lo tanto, estas declaraciones no son bienvenidas en las actuales circunstancias, exigimos que mediten antes de realizarlas, Hemos elegido el camino más difícil…lo sabemos, pero estamos convencidos de que es el mejor camino posible, es el ÚNICO que garantiza la continuidad del tejido industrial que se pierde con el cierre de Nissan.

Por otro lado, tras la información publicada por el consorcio sobre la ampliación de los plazos del concurso, vamos a pedir aclaración sobre las causas, nos parece intolerable que los/las trabajadoras nos tengamos que enterar de ello prácticamente por la prensa.

Finalmente decir que Confiamos que el ganador del concurso público valore todo el trabajo realizado por todas las partes durante estos dos años, y que las administraciones estén a la altura de la situación, algo que se demuestra con hechos no con titulares.