¿VEHICULO ELECTRICO O ELECTROCUCIÓN?

En los últimos días hemos visto como la reacción política a la presión social ejercida por los trabajadores/as de Nissan, se ha manifestado con diferentes reuniones entre la Dirección de la multinacional y el President de la Generalitat por un lado y por otro con el Ministro de Industria.
En estos contactos hemos visto aparecer como «solución divina» a la situación de Nissan en Barcelona, el desarrollo e industrialización del coche eléctrico. Eso sí, para minimizar el conflicto actual por el anuncio del expediente de 1680 despidos, hemos leído y escuchado que se tomarán medidas para reducir el impacto social en los trabajadores/as afectados.
Nuestra presión ha provocado reacciones, pero no garantizan gestiones satisfactorias para la defensa de nuestros puestos de trabajo. De momento y a juicio de Comisiones Obreras, han aparecido coartadas empresariales y políticas que no solucionan el problema real:
  • La reducción de actividad productiva que pone en serias dificultades el tejido industrial en Catlaunya.
  • Los 1680 trabajadores/as que pueden perder su empleo si se tramita un expediente en las condiciones que plantea Nissan.

La coartada política es el hipotético plan de futuro vinculado al desarrollo del vehículo eléctrico en España. Curiosamente la solución que encuentran las administraciones públicas son las mismas en Renault en Valladolid y en Nissan en Barcelona. Dos grupos de trabajo entre ministerio, Renault y Nissan que desarrollarán la industrialización de vehículos eléctricos en Catalunya y Castilla León. ¿Mucho coche eléctrico, no les parece señores Montilla y Sebastián?

Previsiones del sector en Europa sobre vehículos eléctricos:

  • Año 2014, previsión de 2 millones de vehículos eléctricos en el mercado europeo entre todas las marcas.
  • Año 2014, la alianza Nissan-Renault prevee tener un 10% de la cuota del mercado europeo en el segmento de vehículos eléctricos, es decir, 200.000 coches.

Renault ha designado una planta francesa para la producción de vehículos eléctricos con capacidad productiva de 300.000 unidades.

En definitiva, venderán en 2014, 200.000 vehículos eléctricos y en Francia pueden producir 300.000 y aún así, ¿alguien se cree que en la fábrica de Valladolid y en la de Barcelona el futuro pasa por producir coches eléctricos?

El interés de la alianza es que el gobierno español inyecte dinero público para agilizar las infraestructuras necesarias para la recarga de baterías de estos vehículos, aspecto imprescindible para su comercialización. Pero de ahí a que se produzcan en España hay un abismo.

Mientras tanto, ¿qué pasa con la capacidad productiva de la fábrica de Barcelona y con su empleo? Sólo hay una solución y es la asignación a corto plazo de un vehículo con motorización convencional, mantener así niveles de producción y consecuentemente niveles de ocupación.

Esta es la verdadera apuesta que hacemos desde CCOO, seguro que los trabajadores/as y la que deberían hacer las administraciones públicas. Mantener capacidad productiva evitando que miles de trabajadores/as se queden en la calle y el sector pierda una pieza fundamental en Catalunya.

Que no nos hablen de minimizar el impacto social, es una declaración que no contiene ningún compromiso. Que nos hablen de rechazar el expediente, de asignar un vehículo a corto plazo y el mantenimiento de nuestros puestos de trabajo.

Esta es nuestra lucha y seguiremos movilizandonos hasta conseguir que Nissan modifique su estrategia. Y a Montilla, que le quede muy claro, la única manera de defender verdaderamente los intereses de los trabajadores/as es mantener sus puestos de trabajo, lo demás es plegarse a los intereses empresariales y económicos, algo que no tiene nada que ver con el socialismo.

Así que ojo con el coche eléctrico, puede pasarse de voltaje y electrocutar a miles de trabajadores/as de Nissan y proveedores.

RECHAZO AL EXPEDIENTE

NO A LOS 1680 DESPIDOS

SÍ A UN PLAN INDUSTRIAL

Sección Sindical de CCOO Nissan