ESTA CRISIS NO LA HEMOS PROVOCADO LOS TRABAJADORES/AS

Todo el mundo habla de crísis. El gobierno Bush prepara un plan de salvación a las entidades financieras en quiebra, con el dinero de los contribuyentes americanos. Esto que suena a macroeconomía, no es más que coger el dinero de los trabajadores/as, con sueldos que apenas les permite llegar a fin de mes y darselo a aquellos que con sus políticas capitalistas globales, se han hecho multimillonarios en los últimos años. Y para colmo, nadie pone en cuestión el sueldo de los directivos de estas entidades, que superan las seis cifras holgadamente.
Si nos venimos a España, nos encontraremos con situaciones similares que incluso podremos sufrir los trabajadores/as de Nissan. Las pólíticas de las multinacionales, por ejemplo las del auto y Nissan una de ellas, deciden con sus políticas de empresa, donde, cuanto y como se produce un vehículo. Esto hace que en un centro de trabajo, las consecuencias de estas decisiones globales, incidan en la capacidad productiva y por supuesto en el volumen de empleo.
Nissan ha decidido distribuir sus nuevos vehículos en el occidente de Europa, asignándolos a la planta de Inglaterra y Tánger, no definiendo su estrategia de producto para Barcelona o Avila.
Mientras, con las producciones actuales, Nissan en los últimos tres años ha obtenido beneficios en España del orden de 54, 83 y 54 millones de euros apróximadamente. (Hacemos referencia a los tres años porque son los que hay que tener en cuenta en la tramitación de un ERE). Y en el momento que llega una paralización en las ventas y provoca un descenso en las producciones, presenta ERE’s en Avila y ya veremos en Barcelona.
Esto significa, que los trabajadores/as tienen que sufrir las consecuencias con pérdidas de un porcentaje de su salario por estar regulados o ver como su empleo se pone en cuestión.
Pues bien, en España el gobierno no ha decidido aplicar un plan de salvación a las grandes corporaciones económicas, como EE.UU. pero del dinero de los trabajadores/as con sus cotizaciones a la seguridad social y el desempleo, tenemos que pagar las bajadas de producción a través de los ERE’s, mientras Nissan se guarda sus multimillonarios beneficios de los últimos años.
Escucharemos que la economía global es así y que si queremos seguir siendo competitivos, debemos adaptar nuestra política laboral a las necesidades del mercado. Pero no escucharemos que los beneficios empresariales deben ser reinvertidos en las empresas para evitar ante todo, que la recesión la sufran solo y exclusivamente los trabajadores/as.
CCOO. exige de una vez que las políticas progresistas protegan a la mayoría de ciudadanos, que no somos otros que los de la clase trabajadora y eviten que los lobys de poder económico sigan poniendo el sistema en peligro y en riesgo la sociedad del bienestar. Esta crísis la ha provocado el capital y no debe ser sufrida por el mundo laboral.
Esperemos que cuando los ERE’s afecten directamente a los trabajadores/as de Nissan, todos estemos a la altura, sindicatos, políticos y trabajadores/as y evitemos que los de siempre paguemos el pato de lo que algunos deciden con sus políticas globales.
Sección Sindical de CCOO Nissan